Nápoles en dos días. Primer día.

Hace unos días que no escribo nada en el blog y es que he estado de vacaciones en la Costa Amalfitana, una maravilla de viaje que me gustaría compartir con vosotros, ya que ha sido casi perfecto, por tanto, os lo voy a ir desgajando por partes, por si alguno de vosotros se decide a ir y le pueda servir de guía.
La primera parada de mi viaje fue Nápoles,  solo vamos a estar dos noches, lo cual ya os adelanto que fue poco. Buscamos sitios céntricos para quedarnos y la verdad es que cuando fuimos a mirar había ya mucha ocupación y poco donde elegir, nos quedamos en un  Hotel 2 estrellas "Chiaia suites", muy céntrico al lado de la plaza del Plebiscito. Antes de nuestra llegada se pusieron en contacto de hotel y nos ofertaron la recogida en el aeropuerto  y dijimos que si, un acierto, nos vino a recoger Mariano, un señor muy amable, en realidad al ser tres nos salio casi mas barato, ya que el bus costaba 5 euros  cada una y nos dejaba lejos del hotel. Al llegar  la primera impresión no fue buena, un portón viejo y un portal lúgubre viejo...
pero se sube al primer piso y esta todo nuevo muy limpio, amables y la habitación bonita y muy bien decorada, tenían una terracita para el desayuno muy coqueta, por tanto, relación ubicación, calidad, precio muy bien, muy recomendable.
 Nada mas llegar, salimos a comer cerca del Plebiscito enfrente del palacio Real, en la Pizzería Rosati, pedimos un par de pizzas margarita y caprichosa, muy ricas y bien de precio, lo peor fue cuando decidimos tomar el café en la terraza de Gambrinus debajo del restaurante, un autentico sablazo, no supieron traer té trajeron un Nestea y el café frío.
Mirando los precios reir por no llorar
Ese día hicimos un recorrido callejero por Nápoles y nos aclimatamos al caótico trafico, te  haces creyente cada vez que decides cruzar un paso de peatones, es otro nivel ¡para verlo!.
Tener en cuenta cuando visitéis Nápoles que tienen un horario muy reducido, a las seis  y media se cierran casi todos los museos así que, como  callejeamos un montón al final no pudimos entrar en casi nada.
También perdimos tiempo en ir al puerto porque queríamos sacar los billetes del ferry para Capri donde vamos otros dos días y para visitar Procida una isla, que en fotos nos pareció superbonita y esta cerca de Nápoles. ¡Craso error! los billetes se sacan online o el mismo día en taquilla, (al menos, logramos los de Procida para el día siguiente) aun no se como, porque ¡antipáticos los de taquilla son un rato!, eso si, los horarios no coinciden con lo que ponen online  ni en los carteles que hay fuera, así que mejor sacarlo en el día.
Enfrente de las taquillas del puerto esta el Castel Nuovo, no entramos a verlo pero era impresionante por fuera.

La siguiente visita fue a las Galerias Umberto, son similares a las de Milán en pequeñito y se ve que están fracasando ya que quedan muy pocos locales abiertos.
La siguiente visita fue al Teatro San Carlos donde hicimos una visita guiada, al entrar había una exposición de fotografías de danza y diseños de moda."Inhabitus"



En cada palco hay un espejo para poder ver lo que hacian en el palco real.
Precioso el teatro.Palco real

La Basílica de Santa Clara, no pudimos entrar al claustro ya que cerraba a las cinco y media.
 Las callejuelas eran sucias y grafiteadas pero tenían su encanto

 Otra de las visitas en Nápoles es a la parte subterránea pero no fuimos mi madre tiene claustrofobia en esos sitios.
 Lo que me decepcionó mucho fué el Duomo, nada que ver con el de Milán.
Cada calle tenia su encanto.
Para finalizar el dia, estábamos agotadas, decidimos subir a ver la puesta de sol en el Castel
Sant' Elmo, para ello cogimos el funicular di Chiaia, pensamos que nada mas salir del funicular encontraríamos cerca el castillo, pero nada después de perdernos por la zona y caminar un montón lo encontramos pero no pudimos entrar ¡como no!.Pero desde enfrente había unas vistas espectaculares de la ciudad y mereció la pena el paseo.

Picamos algo  allí en la   Piazza di San Martino, porque los restaurantes en Nápoles cierran temprano y teníamos miedo de no poder cenar al bajar del funicular que cerraba a las diez.
Pedimos fritos tipicos de Napoles para probarlos: Frittatina: es una especie de tortita prensada hecha a base de pasta, huevo, parmesano y queso de oveja. 
Arancino di riso: son bolitas o croquetas de arroz, a las que se suele añadir salsa boloñesa, queso y guisantes.Me gusto bastante y crocché de patata.
Pues este fue mi primer día en Nápoles,  estábamos agotadas después de un día tan intenso.
El look elegido, fresquito ya que hacia mucho calor
Short: Zara
Basica: Zara
Sandalias: Oysho
Gafas: Goodbye. Rita
Bolso: Mango

Espero que os haya gustado
En el siguiente post os contare la visita a Procida.



10 comentarios

  1. Qué Maravilla de viaje 😍 mucha envidia. Precioso Nápoles 🥰
    Besos desde Trendytwo 💘

    ResponderEliminar
  2. Un viaje increíble y de ensueño!! ��
    Me alegra que lo hayas disfrutado... Hermosas fotos! ✨

    ResponderEliminar
  3. Qué pasada! Me lo apunto!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta el post esperando por el resto

    ResponderEliminar
  5. Me encanto, ya sabes que os tengo manía a las tres, se me nota la envidia? 👏👏👏👏👏😘🥰

    ResponderEliminar

En muy importante para mi que este blog sea interactivo por lo que agradezco vuestros comentarios que aportan riqueza a las entradas.
Bss y gracias por leer mi blog

Mi foto
Blog de moda danza y la artes en general