Moda , danza y arte se unen en el Gugenheim para un espectáculo brillante

De nuevo, la danza   la moda y el arte, se unen para una maravillosa creación, Alejandro Cerrudo conjuga danza, video-creación y tecnologías innovadoras en su nuevo proyecto, encabezado por el bailarín Daniil Simkin director del American Ballet Theatre y para crear el vestuario, se ha contado con la   diseñadora Maria Grazia Chiuri, actual directora creativa de Dior.



Daniil Simkin en la rotonda del Museo Guggenheim para su proyecto de baile "Falls the Shadow". CréditoGeorge Etheredge por The New York Time

El lunes, 4 de septiembre y el martes 5 de septiembre, Works & Process, el ciclo de artes escénicas del Guggenheim, presentaron el acercamiento de Simkin al museo con "Daniil Simkin: Falls the Shadow", una representación específica para la conocida rotonda del edificio de Frank Lloyd Wright.



El público asistente observa  desde las rampas a Simkin y la solista del ABT Cassandra Trenary, junto con la bailarina Ana López y el bailarín Brett Conway de Hubbard Street,  actuan sobre el suelo de este espacio central. Su movimiento generará imágenes de video que fluyen a su alrededor. "La rotonda se convierte también en un actor", dice Simkin. "Se convierte en un contexto vivo, respirable, una parte integral de la pieza de baile."
Cómo funciona la imagen: Una cámara de infrarrojos escanea los contornos de los bailarines a medida que se mueven, y transmite esa información a una computadora, que luego proyecta imágenes alrededor de los bailarines. Crédito
George Etheredge para el New York Times
Las imágenes digitales no se limitan al suelo. Fluye por los lados del espacio: una mancha oscura se extiende, una inundación creciendo, una supernova explotando. El espectáculo de luz viaja a los espectadores, rodeándolos. Requiere toda la rotonda como su lienzo, conectando el baile con la arquitectura.

La ropa diseñada por Chiuri incorpora el logo de J'ADior presentado en las últimas colecciones.


“Los vestidos contribuyen a la arquitectura de la actuación y son piezas que definen bien el cuerpo”, explica la diseñadora.







Sr. Simkin. CréditoGeorge Etheredge para el New York Times
Así es como funciona: Una cámara de infrarrojos escanea los contornos de los bailarines, 60 fotogramas por segundo, incluso mientras se mueven, y transmite esa información a una computadora, que luego proyecta imágenes alrededor de los bailarines. Como explicó Simkin durante un reciente ensayo, la velocidad del procesamiento de la computadora es crucial. "Si hay un retraso, el cerebro lo ve como un truco tecnológico", dijo. "Si no hay retraso, como podemos hacerlo ahora, es como la magia, dando otra capa al movimiento, como un vestido grande. El padre de Simkin, Dmitrij, es el diseñador de video del proyecto. Él se ha estado concentrando en el diseño del sistema y del vídeo puesto que se retiró de su propia carrera como bailarín de ballet en 2007. Un interés compartido en danza y la tecnología unen a padre e hijo.
"Vivimos tiempos fascinantes", dijo el joven Simkin. "Tenemos todas estas nuevas herramientas tecnológicas, pero no sabemos cómo usarlas todavía. Quiero ver qué es posible cuando se combinan con la danza, si la suma puede ser mayor que las partes.
Coreografía desde arriba, Es importante para Daniil que el video esté integrado y equilibrado con el baile ya que capta los movimientos del bailarín en tiempo real mediante sensores de movimiento que generan imágenes tridimensionales proyectadas sobre la superficie de la rotonda del museo. Esta extravagancia artística visual tecno-musical fue diseñada para ser vista desde arriba, mientras las imágenes digitales se extendían por toda la rotonda del Guggenheim y por debajo, por encima y por encima de los cuerpos del bailarín. Para este proyecto, los Simkins han buscado ayuda del diseñador de medios interactivos Arístides Job García Hernández. La coreografía es de Alejandro Cerrudo , coreógrafo residente de Hubbard Street Dance Chicago.





La coreografía se esfuerza por extender los brazos y piernas horizontalmente, expandiendo la silueta del cuerpo y enfatizando la longitud sobre la elevación. La trayectoria de cada bailarín se registra, y los intérpretes a menudo se encuentran en el suelo, haciendo formas en ese plano.

Forman formas también: cadenas, círculos, estrellas. El cambio en la perspectiva del espectador ayuda a algunas ilusiones perceptivas o bromas, como una bailarina acostada de costado para caminar a lo largo de una pared. Y todo esto es amplificado por las proyecciones, respondiendo a cada movimiento de los bailarines.


Era la tecnología y la danza y era un partido hecho en el cielo del Guggenheim, realmente precioso


ABT soloist Cassandra Trenary, Hubbard Street dancer Ana Lopez, and Brett Conway; choreography by Alejandro Cerrudo; projections by Dmitrij Simkin; interactive media by Arístides Job García Hernández, and costumes by Dior.

Una pena que no lo hayamos podido ver.
Espero que os haya gustado
Hasta el próximo post!!!

4 comentarios

  1. I love your post and I love the ballet.
    Maggie

    ResponderEliminar
  2. Es fabuloso lo que se pudo lograr uniendo la moda, el arte y la tecnología, un espectáculo digno de admirar, muchas gracias por traernos esta información y las fotografías que nos dan una idea, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que no se le de el protagonismo que debería a acontecimientos así porque es espectacular!! Me alegro que te guste! :D

      Eliminar

En muy importante para mi que este blog sea interactivo por lo que agradezco vuestros comentarios que aportan riqueza a las entradas.
Bss y gracias por leer mi blog

Banner